Despidiéndonos en Cardon’a

Hace un par de sábados, después de mi ultima noche en Buenos Aires y tras un eterno viaje en transporte de larga distancia que tuvo tantas paradas como el 60 que te lleva al Tigre, llegué a La Docta, Córdoba Capital. Puntualmente Diego, el esposo de una de mis mejores amiga Florencia, estaba esperándome en…