Joyitas Argentinas en Londres

Abasto

Buenos días, buenas tardes y buenas noches Sibaritas… Estoy escribiendo mis peripecias por Sicilia, pero se me ocurrió primero hacer una breve reseña de lugares de comida argenta que he visitado recientemente en Londres y me han sorprendido gratamente. Será que a 20 días de volver a Argentina, me pongo nostálgica y me muero por comer un asado con achuras… A pesar de que me estoy reservando para el mejor asado del mundo – el que hace mi Papá -, cuando me extraño mucho acá es muy difícil encontrar una parrilla que le haga justicia al Asado Argentino… Por eso habiendo encontrado ciertas alternativas, vale le pena y es justo destacarlas. 

Hace unas semanas atrás cuando salía de mi clase de Tango sufría de antojo de achuras, por lo que se me ocurrió escribir en Google Maps: mollejas. A ver si encontraba algo… Por suerte funcionó y gracias a eso descubrí Chimichurris (132 Southwark Bridge Rd, SE1 0DG).

A sólo tres minutos en bicicleta de donde estaba, casi volando cual escena de ET, me encontré entrando a este restaurante vacante de falsas pretenciones. Me acerqué a una de las mesas y a quien parecía ser un encargado, le dije: «Me muero por unas mollejas«, con un gesto me ofreció la mesa que tenía enfrente y me dió el menú. A por ello fuí, mollejas y una riquísima cerveza Buenos Ayres. Para mi agradable sorpresa me sirvieron unas croquetas de pan con chimichurri (obvio), manteca y una salsita roja picantona pero no mucho. Al ratito nomás llegaron las mollejas con salsa de chimi y limón. Un espectáculo. Crocantes por fuera, tiernas por dentro, sal a punto justo. Exactamente lo que estaba buscando y necesitando. 

Tanto el encargado español, de quién no puedo recordar el nombre -¡mala mía! – y las chicas pasaron a chequear como estaba todo mientras comía felíz al ritmo de Damas Gratis.

Me encantó la vibra del lugar, la buena onda del staff, descontracturados pero atentos y muy amables. Por supuesto, la calidad de la comida y la cocción son prioridad. Una auténtica parrilla argentina dónde lo más importante es lo que sale de ella. Donde la estética no importa, sino la esencia que es invisible a los ojos. Nada de Celebrity Chefs ni costosas arañas de cristal, sino simpleza y calidad que se puede saborear. 

La cuenta fue £20.81 con servicio incluído. Seguro volveré cuando me agarre un antojo de nuevo, o no. Ahora no me hace falta un excusa. Altamente recomendado. 

 

Otro lugar que merece una mención, es un stand de comida callejera – Street Food, como lo denominan acá. Básicamente, una parrilla ambulante que cambia de lugar de acuerdo al día de la semana.

De la misma manera, de casualidad, el once de noviembre cuando salía de la estación Imperial Wharf me topé con el puesto de Machi’s, Barbecue with an Argentine Edge/Parrilla con un toque argentino… Ya eran pasadas las tres de la tarde, hora en la que cierra, pero me acerqué a mirar y conversar con el parrillero, Francisco. Me contó un poquito de su historia, nacido en Argentina pero de muy chiquito viviendo en Inglaterra. 

Dado que en realidad no estaba con hambre para almorzar, le consulté cuando estaba por allí de nuevo y me invitó a mirar su cuenta de Instagram donde publica su ubicación semanal. En eso que charlábamos, me dice, «te voy a dar para probar, total a esta hora ya no lo voy a vender»… Y así nomas me preparó una viandita con un cortecito de carne que puso a calentar y todavía tuvo la amabilidad de preguntarme si andaba con tiempo así también ponía a calentar un chorizo… Casi me muero de amor por la generosidad.

Obvio que voy a volver porque veo los carteles del sándwich de ternera y se me hace agua la boca. Además, le tengo que devolver el gesto a Francisco. De más está decir que la vianda estaba espectacular. Sigánlo en Instagram para saber adónde ir a degustar asado de verdad. 

La Vianda de Machi's
La Vianda de Machi’s

 

Ayer, primero de diciembre – ¡¡¡Ya se termina el año!!! -, salí a andar en bicicleta para no quedarme encerrada en una casa en la cual ya no quiero vivir ni estar, y qué mejor que comer algo rico… Algo como un alfajor de maicena para endulzar el alma… Así fue que acudí a Google Maps de nuevo buscando una delicatessen argentina. Podría haber ido a Casa Argentina (156 Arthur Road, Wimbledon Park, SW19 8AQ) que siempre me salva cuando necesito yerba (a precio razonables), comer un alfajor o unos bizcochitos Don Satur para los mates. Pero, esta vez quería enfilar para el noreste.

Nota aparte, Casa Argentina me hizo quedar muy bien cuando les llevé de regalo a mi Bar Team preferido de Londres – Lyaness -, una caja de alfajores de maicena. Pero, todavía que me queda probar algo de su parrilla. Así que lo tengo en mi lista de pendientes. 

Fue así que terminé yendo para el Abasto. Aunque, me encontré con información errónea ya que uno de los locales no existe, con la lluvia empezando a caer llegué a un café argentino en el barrio de Paddington, pegado al exclusivo Mayfair… Abasto, vino y empanadas (55-57 Connaught St, W2 2BB) como lo dice su slogan, es un poco más que eso, bastante más, ya que sirven café, té, smoothies, facturas, alfajores, desayuno, almuerzo, ensaladas, tablas de picadas, el típico Sunday Roast inglés y también cuentan con una despensa de productos argentinos, españoles e italianos, incluídas milanesas para preparar en casa y vinos de alta gama. 

El café respira un ambiente muy relajado y acogedor, más aún cuando afuera diluvia. Tras dar una vuelta por el local y ver los productos del Abasto Market, decidí sentarme pensando en degustar un alfajor, pero cuando leí las opciones en el menú, aunque ya se me había pasado la hora del almuerzo me tenté por el combo de tres empanadas con ensalada. Pedí  una Buenos Ayres, pero se habían quedado sin stock, entonces opté por una botella de Coca-Cola pequeña, de vidrio, la más rica.

Ya sentada en mi mesa admiré el empapelado y el arreglo navideño-floral en el centro del local que llega hasta el techo. La empanada árabe estaba rica, pero para ser fiel al estilo argentino le faltaba limón; la empanada de carne estaba correcta y la que se llevó todos los laureles fue la de queso y cebolla. Buenísima, con el queso bien derretido, casi resbalándose de la masa. Muy fresca la ensalada de zucchini, lechuga y guisantes verdes con un aderezo super balanceado. Quedé más que satisfecha. 

Estaba muy cómoda allí mientras rellenaba la última página de mi libreta de notas con mis pensamientos, y para extender mi estadía me acerqué al mostrador para pedir ese alfajor que inicialmente había ido a buscar. En eso estaba, cuando uno de los chicos me pregunta si era española y al responder argentina me dijo ‘Ah yo también, podemos hablar español así es más fácil’… En realidad, como no había escuchado a nadie hablando en argentino no quise asumir que todos los que trabajaban allí hablarían mi idioma. 

El alfajor y el café que estaban riquísimos – aunque Ud. no lo crea no es tan fácil encontrar buen café por aquí.

Una vez que había juntado fuerzas para salir a bicicletar en la oscura tarde londinense, me acerqué al mostrador a pagar la cuenta de £18.64 – incluído el servicio del 10%, que recién ahora estoy leyendo en el ticket, cuando en Londres es habitual la adición discrecional del 12.5%. Detalle no menor… La cajera me preguntó qué tal todo y me agradeció la opinión. 

Me gustó muchísimo el lugar, más allá de que el servicio podría ajustar un par de detalles, invita a volver.

Tras intercambiar unas palabras con Ignacio, oriundo de Santa Cruz, me despedí y salí a la fresquísima noche siendo sólo las 4:30 de la tarde… Pero panza llena, corazón contento y varias capas de abrigo hicieron el viaje de vuelta bien llevadero y por suerte le escapé a la lluvia de nuevo.

Algo Sibarita 

Pd.: si tienen ganas de ver y escuchar mis historias culinarias en tiempo real, sigánme en Instagram … ¡Se agradece!

 

For an English version of this post, please get in touch. Also, you can contact me for a personalised Hospitality Consultancy to improve your customer experience and overall business.

Además, puede ponerse en contacto conmigo si desea recibir Asesoría en Hospitalidad personalizada para mejorar la experiencia de sus clientes y su emprendimiento.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Javi dice:

    Bieeen! Conseguiste mollejas hechas como corresponde 😁

    Me gusta

    1. Gaby Braca dice:

      Si, por fin 😆
      Gracias por leerme, salud!

      Me gusta

Responder a Javi Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.