El Encanto de Muriel’s Kitchen

No tenía pensado escribir hoy, pero me veo algo forzada a hacerlo, ya que no tengo luz en casa desde aproximadamente las 2 de la tarde. Y sin luz no hay vida. No puedo tocar el piano, no puedo limpiar, cocinar, calefaccionar mi cuarto, etc… Conclusión, no puedo hacer nada de lo que quería hacer hoy. Por ello, tras avisarle a mi locador que no tengo luz, me vine a un O’Neills a tomarme otra Guinness y escribir algo.

Hace poquito volví a Muriel’s Kitchen (1-3 Pelham Street, SW7 2ND) una mezcla entre panadería y restaurante pegada a la estación de subte de South Kensington. Tras haber pasado por ahí cientos de veces, la primera vez que la visité fue, paradójicamente, acompañada de un amigo argentino que justo estaba por estas tierras por trabajo. Tras una no muy feliz visita al Galante, la Cocina de Muriel nos salvó la vida, ya que a pesar de los tempranos horarios de cierre ingleses, se encontraba abierta pasadas las 10 de la noche. Aquella vez, yo comí sólo un acompañamiento de Cous Cous con Hongos que estaba muy rico. Lo más gracioso de la velada fue la atención de un italiano, que tal como dijo mi amigo, “Éste te vende un auto“. Muy simpático el muchacho.

Siempre me quedó pendiente volver. Y en uno de estos frescos – por no decir fríos y vientosos días de invierno -, me tenté con algo dulce para la merienda. Es que como dije antes, este lugar es un mix. Te muestra una vidriera plagada de cosas ricas como brownies, cheesecakes, tortas, etc. pero cuando entrás, en el mostrador también te encontrás con ensaladas, pastas, sandwiches y más, todo fresco y bien casero.

El menú cambia mensualmente acorde a los productos de temporada, por lo que, no cabe mucha descripción. Esa tarde, una de las camareras me ubicó en una mesa para dos, cerca de la ventana. Previo paso por el espacioso – y único – baño de damas, que es el mismo que para discapacitados, pedí un Cappuccino y un Cheesecake con Frutos del Bosque, que estaba muy rico, pero no llega a ser el mejor que haya probado, aunque le tenía mucha fe.

El lugar es muy acogedor. Mucha madera, plantas, iluminación a pleno, ilustraciones encuadradas en las paredes con motivos relacionados a hornear – hasta hay una foto de Audrey Hepburn con delantal en la cocina -, mucho color, ollas y  sartenes de bronce colgando por doquier y el mostrador que acapara la atención y llama a sentarse y disfrutar.

La atención de Michalina (que se pronuncia Mijalina) fue súper amable y atenta. La cuenta fue de £7,75. Sin dudarlo, recomiendo Muriel’s Kitchen – 3½ Bracas –, para un brunch, almuerzo, merienda o cena… Es un lindo lugar para pasar un rato agradable, comer como se debe, rico y fresco, en soledad o no…

Braca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Comentar es Gratis y trae Buena Suerte! (Comments are Free and bring Good Luck!)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s